The Hello Bar is a simple notification bar that engages users and communicates a call to action.
Metainteligencia - Conciencia aplicada al trabajo
Home Quiénes Somos Qué Hacemos Por Qué Metainteligencia Blog Contacto
Fundamentos Actuación Profesional Cómo llegamos a Metainteligencia Empresas con las que trabajamos
Workshops, Capacitaciones y Talleres Dinámicos Charlas y Conferencias a la Comunidad Proceso de Consultoría Organizacional Coaching Diálogos Apreciativos Otras Posibilidades Testimonios Galería de Fotos
Metainteligencia Multiplicar Valor Líder y Liderazgo Creatividad ¿Qué es Riqueza? ¿Qué es Conciencia? Cambio Cultural Motivación y Compromiso Inteligencias humanas Construir Empresas Metainteligencia Aplicada Tumores Organizacionales Creación de Confianza Crear Futuro Visión compartida Quienes en verdad somos El Tiempo Emoción y Pensamiento Sentido organizacional y personal Otras preguntas y respuestas frecuentes Experiencias

DESARROLLO DEL CAPITAL HUMANO
CONCIENCIA
LIDERAZGO
FOTOS
DIÁLOGOS APRECIATIVOS
Seguinos en TwitterMetainteligencia.TV
 
¿Qué es Conciencia?

Según el diccionario la conciencia se refiere a la capacidad que nos indica qué está bien o mal y apunta o a un concepto moral, a la ética, o cierto campo de la filosofía. Por nuestra parte sostenemos que la conciencia contiene revelaciones adicionales al concepto señalado.
“La conciencia y lo que eres en verdad, son lo mismo”. La conciencia es “el despertar al sueño del pensamiento” nos apunta E. Tolle en su libro La Nueva Tierra.

Es posible establecer una distinción valiosa entre quién piensa, es decir el “pensador” y quién observa, el “observador”. En este caso si “logro observar lo que pienso” ¿Quién observa?
En este contexto despertar al sueño del pensamiento significa, abrir el camino a la observación de los pensamientos que la mente sostiene. Ser consciente de nuestro pensamiento y comenzar la desidentificación de la mente abre grandes perspectivas para el desarrollo personal.

(Para aprender a hacerlo y desarrollar la conciencia al nivel personal, grupal y organizacional, inscribíte a la Formación del Líder Consciente)

clic aqui para saber ¿Cómo desarrollar la Conciencia Personal?

o aqui para explorar ¿Cómo crear Organizaciones Conscientes?

¿En que consiste esta apertura que proponemos?

Consideramos que la mayoría de las personas no usa su potencial completo. Varias razones son responsables de esta situación, desde nuestro punto de vista le asignamos una importancia capital, a la dificultad de saber quiénes somos. Esta causa es motivo del desuso en que caen varias de nuestras capacidades disponibles. Una apertura en esa dirección significaría abandonar la utilización casi exclusiva de la inteligencia mental desarrollando habilidades que surgen del resto de nuestras inteligencias. El desarrollo perseverante de este método conduce a un profundo autoconocimiento que nos prepara para desplegar el potencial completo, no inflamando la autoestima (mejorando la imagen de nosotros mismos) sino desarrollando una profunda autoconfianza. Se trata de confianza que se fundamenta en el conocimiento de la identidad verdadera, la identidad esencial, el Ser y, representa el camino único para expresar nuestro aporte único e irrepetible.

No somos seres aislados o separados, aunque para la mente pueda parecer así. En un plano más profundo se halla una conexión con la Fuente, la Pura Conciencia. El espacio en el cual todos nos convertimos todos en expresiones singulares del Ser Total, la Quietud, el Creador.
Desde mucho tiempo atrás y en particular en el mundo post moderno, la conciencia humana se encuentra condicionada por las formas. Pensamientos, emociones y el mundo material –denominamos formas- asumen el papel principal y son el foco primordial de las personas. De este modo la identidad verdadera queda trastocada y comienza a aparecer la identidad adaptada que facilita la proliferación de las formas. Pero estas son siempre transitorias o efímeras.

Por esta dinámica el hombre post moderno –más que nunca- se encuentra perdido buscando felicidad y certezas entre las formas, que naturalmente son efímeras, no duraderas. De esta manera la felicidad se transforma en un bien escurridizo de escasa duración. Como consecuencia, la raza humana confundida respecto de su verdadera identidad, abandona la conexión con su esencia y queda  sujeta a la identificación con dichas formas. La resultante es acumulación de conocimiento y ausencia de sabiduría. Luchamos por el progreso y la acumulación dejando de lado la evolución.


¿A qué denominamos conciencia condicionada?

Nuestra mente a través del proceso de pensamiento desarrolla un estado de conciencia, alcanzando de esta forma el conocimiento. Los humanos descubrimos así el yo. Sin embargo la mente tiende a independizarse de su Fuente interior (conciencia pura, no condicionada) procurando encontrar su identidad en la identificación con el mundo exterior –por su errónea percepción-, con sus propios procesos de pensamiento y las emociones resultantes. Es como si la mente se dijese a si misma: “Pienso, luego existo”.
Como resultado de este devenir iniciado en la temprana infancia, las personas concluimos presos de nuestros deseos y la propiedad de las cosas materiales, intelectuales y emocionales. Son estas tres cosas o formas (lo material, el pensamiento y la emoción) y el proceso de identificación con ellas las que condicionan la conciencia. Este desarrollo produce deformación acerca de nuestra verdadera identidad y facilita la construcción un “yo falso” al que denominamos ego.
Este yo se percibe realizado al conseguir presumiblemente el dominio o la propiedad de las formas, insistimos, sean estas materiales, intelectuales o emocionales.

La cultura moderna confirma e incentiva este proceder y de esta manera nuestro sentido existencial adquiere valor. ¿Qué es lo que se valora? Se valora en que medida somos capaces de satisfacer nuestros deseos, alcanzar logros o cuanta habilidad para preservar la propiedad poseemos.
A medida que crecemos físicamente y la sociedad continúa convalidando este comportamiento, cada vez más, el sentido de nosotros mismos, de quienes somos, se “fija” o identifica con las formas u objetos que el mundo exterior propone.

En resumen quedamos mentalmente presos de nuestro pasado buscando realizarnos en el futuro y tratando, mientras tanto de reducir la incertidumbre que nos genera el no saber si podremos o no, obtener y mantener lo que deseamos o adquirimos. Vivimos sumergidos en una constante sensación de temor asociado a la posibilidad de “perder nuestra identidad”. Este proceder arroja enormes dosis de infelicidad y es el resultado de la mente condicionada que denominamos egotista (apegada a la forma). También la podemos llamar inconciencia o identificación con el falso yo que ha confundido su verdadera identidad.

En cambio la conciencia no condicionada es pura conciencia, es lo que soy.
Es “Yo Soy”, es el Ser.
Es la Fuente que anida en nosotros. Es el origen y el fin. No tiene forma. Es informe. Es atemporal.
Lo maravilloso de esta revelación es que la conciencia no condicionada subyace todas las formas y puede ingresar al mundo a través nuestro. Es lo inmanifiesto que impregna lo manifiesto.
Desidentificarnos significa recuperar nuestra verdadera identidad. Es el reencuentro definitivo para manifestar el Ser en el Hacer.

Explora aqui cómo desarrollar la Conciencia Personal

o ve los videos sobre el Desarrollo de Organizaciones Conscientes
 

   
¿Querés pertenecer a la comunidad metainteligente? registrate aquí